El mundo de Albion

section headline image

Mundo

Viajeros de diversos lugares llegan hasta Albion. La mayoría son humanos que han enviado desde el viejo mundo pero Albion posee un largo historial de visitantes; dragones, espíritus y demonios incluidos. Merece la pena tener en consideración lugares así, aunque solo sea para comprender por qué la gente está tan dispuesta a irse de ellos.

Otros lugares de importancia

El viejo mundo

El viejo mundo es enorme. Tiempo atrás, todas sus muchas islas formaban parte de un único continente, pero algún tipo de catástrofe ancestral lo cambió todo. Desde arriba, el viejo mundo parece un cometa, una enorme masa terrestre de forma relativamente redonda con un reguero de islas más pequeñas que salen de ella. El viejo mundo disfruta de un clima moderado pero seco. Las sequías son frecuentes y la escasez de comida era la principal causa de conflicto entre los cientos de mezquinos señores de la guerra.

Todo esto cambió cuando un bebé llegó arrastrado por la marea más de mil años antes. Se llamaba Mordred y llevaba la guerra en la sangre. Cuando era pequeño se pasaba todo el rato andando con vándalos y cuando en su época adolescente ya los lideraba. A los catorce, era un señor de la guerra por derecho propio y a los dieciocho poseía uno de los ejércitos más temibles jamás conocidos. A los veinte, se autoproclamó rey. Es solo un apunte general de esta época, pero todo apunta a que Mordred no consiguió todo esto sin ayuda. Un estudio detallado de las historias revela referencias a una consejera femenina y varios eruditos sospechan con cautela que se trataba de ella y no de Mordred, que trajo consigo las tácticas y armaduras revolucionarias que hicieron su ejército invencible en combate. Tales ideas jamás se dijeron en voz alta y, desde los tiempos del rey Melehan, todos los textos originales de esta época han sido guardados bajo llave.

El viejo mundo es gobernado actualmente por el rey Mordred IV, el cual se ha pasado la mayor parte de su largo reinado en guerra con una alianza de señores de la guerra llamados Libertad de hierro. Esta guerra ha llevado a graves hambrunas, desasosiego de la población, revueltas y un aumento de criminales en las carreteras. El rey Mordred ha alimentado su campaña a través de impuestos asfixiantes, manteniendo el orden mediante toques de queda, estrictas leves y duros castigos.

Por tanto, la vida en el viejo mundo es dura, con pocas posibilidades para que la gente mejore sus circunstancias. Los ricos luchan para conservar sus tesoros y los pobres luchan para poder comer. Las medidas del rey mantienen el caos a raya, pero no hacen nada para aliviar la miseria que inunda las vidas de la mayoría de los ciudadanos.

En contraste con Albion, el viejo mundo se ha quedado sin magia. No hay demonios, ni dragones, ni gigantescas bestias legendarias. Se trata de un sitio gris, en donde la mayoría de la gente vive en oscuridad, demasiado preocupados en sobrevivir el día a día como para planear el futuro. Aunque, en el breve instante entre el agotamiento y el sueño, unos pocos valientes sueñan con algo mejor.
Lore_Old World.jpg

Los planos demoníacos

Lugares de rocas que se funden de forma perenne y fuegos eternos. El cielo que los corona es un vacío helado e infinito y se pueden ver formas en los mares de lava; caras burbujeantes que brotan y que emiten gritos. Viniendo de tal lugar, ¿queda alguna duda de que los demonios sean tales creadores de miseria?

Sin embargo, no todos los demonios están hechos de fuego y, si conoces los rituales correctos, o si encuentras a los guardianes apropiados, puedes dar con otros mundos infernales aún más extraños. Lugares en donde nubes de tormenta bombardean la tierra con cadáveres hinchados o demonios tan grandes que son su propio reino, y demonios menores navegan por sus ojos a lo largo de islas surgidas de lágrimas heladas.

Merodear por tales lugares es una invitación a la muerte, o algo peor. Sin embargo, también hay recompensas entre tantos peligros. Montones de piedras preciosas que contienen un poder increíble, y armas que no se parecen a nada fabricado por manos humanas. La riquezas y la gloria abundan para aquellos lo bastante locos o fuertes como para arriesgarse.
Lore_Demonic Planes.jpg

La tierra de los muertos

Quizás el nombre más adecuado para este lugar sea la Tierra de los no muertos. Ya que hay pocas cosas que no se muevan. En las nieblas perennes se encuentran al acecho legiones de fantasmas, espectros y almas perdidas, de los cuales la mayoría perdieron la cordura miles de años atrás. Los más astutos buscan poseer a los vivos; el resto, dejarlos secos.

También podemos encontrar sombras de árboles y fantasmas de animales, aunque la mayor parte son débiles y se van en seguida al más allá.

En el corazón de la Tierra de los muertos existe un remolino de agua oscura que empuja a todos los espíritus que aún no son libres, arrancándoles pequeñas tiras, robándoles sus recuerdos uno a uno, hasta que al fin dejan de resistirse y se ven arrastrados hasta las profundidades, llevados por estos hacia el olvido.
Lore_Land of Dead.jpg